2011/07/05

De turistas, viajeros y caminantes

Podemos ser turistas que buscan llegar allí donde les han dicho. Y nos dicen que hay destinos de primera, y otros de segunda. El resto no nos interesan.
Turistas que apuntan en sus libretas cada nueva meta conseguida. Y sacan fotos para contarlo. Y sacan sus cuentas, y las cuentan.

Podemos ser viajeros que exploran tierras vírgenes, que no siguen itinerarios marcados, sino que inventan los propios, que se dejan guiar por sus intuiciones. Aunque a veces, en tierras extrañas, es difícil sentirse tranquilo, seguro, para poder ser uno mismo.
Viajeros que gozan al descubrir lo desconocido. Que gozan, quizás, por el hecho de conquistar lo desconocido.

Podemos ser caminantes que caminan, sin prisas, por tierras cercanas, familiares, conocidas ya.
Caminantes que gozan del hecho de caminar, y se sorprenden de los pequeños detalles que encuentran en sus senderos, una flor abriéndose, una mariposa revoloteando, el destello de la luna en un arroyo, un escarabajo rodando una pelotilla de estiércol. Caminantes que inventan caminos nuevos, y se emocionan con los nuevos matices que descubren cada día en esos paisajes conocidos.
Y es que cada día el camino es nuevo.
Y el caminante también.

(Este texto es una reformulación de la metáfora del turista y el viajero propuesta por Marcos Sanz Agüero)


"Caminante, son tus huellas
el camino y nada más;
Caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.
Al andar se hace el camino,
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.
Caminante no hay camino
sino estelas en la mar."
Antonio Machado

2 comentarios:

  1. Me gusta es el tipo de cosas, que me gustan aunque esta pluma se ha lanzado poco.
    Valentina Rosselli

    ResponderEliminar
  2. Anónimo2/10/13 7:40

    Antonio Machado.
    Gran poeta y sobre todo gran persona.
    Gente de la que no nos debemos olvidar.
    Gracias Aingeru por este homenage en tu articulo.

    ResponderEliminar